Diagnóstico de las Fisuras Anales

El Diagnóstico de las Fisuras Anales se realiza en primer lugar confirmando la aparición de los síntomas propios de las fisuras anales (Ver Síntomas de las Fisuras Anales), especialmente el intenso dolor durante la defecación.

En segundo lugar tras confirmar los síntomas y sospechar la presencia de alguna fisura anal es realizar una inspección del ano o tacto rectal con el fin de eliminar o confirmar las sospechas. Esta se realiza separando los gluteos para poder visualizar la presencia de la fisura anal y en el caso de que sea necesario aplicando anestesia local (pomadas o inyectables) para evitar el dolor producido al separar los gluteos. A menos que se vea claramente la trayectoria de la misma será necesario palpar la zona con un tacto rectal de tal forma que el médico se asegure que la misma no continúa hacia el interior pudiendo así ver claramente la trayectoria y tamaño de la misma.

Gráfico descriptivo de tacto rectal

Gráfico descriptivo de tacto rectal

Además de lo anteriormente explicado el médico puede utlizar otro tipo de examinaciones como son la colonoscopia, anoscopia, biopsia y sigmoidoscopia.

Si cree que este artículo está incompleto y que puede aportar más información le agradecemos que utilice el formulario de Aportar Contenido para hacernos llegar aquella información que cree que sería útil añadir a este artículo. También puede insertar comentarios a la publicación para darnos su opinión así cómo compartir en las principales redes sociales.

 

Deja un comentario