Tratamiento de las Fisuras Anales

El Tratamiento de las Fisuras Anales se realiza mediante métodos preventivos y tratamientos sin cirugía en primera instancia y/o mediante tratamientos con cirugía en el caso de que con los primeros la fisura anal no desaparezca.

1. Métodos preventivos y tratamientos sin cirugía para las Fisuras Anales

Estos métodos incluyen métodos preventivos y de cuidado caseros complementados con tratamiento médico sin cirugía.

Los métodos preventivos y de cuidado caseros para las fisuras anales son los siguientes:

  • En el caso de niños y bebes se recomienda cambiar con frecuencia los pañales y limpiar la zona de la forma más suave pero efectiva posible.
  • Evitar estreñimiento y heces duras: el dolor sufrido durante la defecación lleva al paciente a evitar ir al baño provocando heces más duras y empeora la fisura anal. Para evitarlo se recomienda:
    • Dieta rica en fibra (frutas, verduras, cereales integrales y legumbres) y tomar mucho líquido (mínimo 2 o 3 litros de agua al día). Las pautas de alimentación a seguir son iguales que las de las hemorroides (almorranas) por lo que puede complementar esta información en el siguiente artículo: Dieta y Alimentación para las Hemorroides.
    • Utilizar productos para ablandar las heces y laxantes.
  • Baños de asiento con agua templada durante 10-15 minutos trás la defecación para relajar la zona y reducir la molestia.
  • Utilizar el complemento comercial sanitario procto: se trata de un baño portátil que se adapta perfectamente en la mayoría de los bideles existentes y permite la introdución en el mismo de agua caliente (36-37ºC) relajando el esfinter anal durante las deposiciones.

El tratamiento médico sin cirugía puede incluir los siguiente medicamentos que complementan a los métodos anteriormente descritos:

  • Pomadas y cremas que contenga antiinflamatorios y anestésicos locales: crema anéstesica, vaselina, óxido de zinz, nitroglicerina, hidrocortisona, etc
  • Inyección de toxina botulínica (botox) en el esfínter anal interno que provoca relajación en la zona y por consiguiente mejoría en la enfermedad.

2. Tratamientos con cirugía para las Fisuras Anales

Cuando el paciente no muestra mejoría con el tratamiento médico tradicional hay que recurrir a la cirugía. El método más utilizado es la esfinterotomía lateral interna que consiste en realizar un pequeño corte en el esfínter anal interno donde se encuentra la fisura anal permitiendo la relajación y cicatrización de la misma.
Esta intervención se realiza con anestesia local o regional, no suele durar más de 30-45 minutos y cómo norma general no requiere hospitalización y el paciente se puede ir a casa tras la intervención.
La cicatrización completa dura aproximadamente cuatro semanas pero el paciente nota la mejoría casi instantáneamente. Cómo norma general el 90% de los pacientes operados de fisura anal no vuelven a sufrirla aunque si es cierto que las personas que lo han padecido alguna vez son más propensas a volverla a padecerla.

Si cree que este artículo está incompleto y que puede aportar más información le agradecemos que utilice el formulario de Aportar Contenido para hacernos llegar aquella información que cree que sería útil añadir a este artículo. También puede insertar comentarios a la publicación para darnos su opinión así cómo compartir en las principales redes sociales.

 

Deja un comentario